Viajes de incentivos para empresas

Descubre nuevos incentivos para tu empresa

El motivo por el que nos planetamos incentivar a nuestros clientes y/o empleados dentro de la empresa es importante pues un incentivo significa aquello que mueve a desear hacer algo, puede tratarse de algo real como dinero o bien la opción de acceder a una satisfacción.

 

Un incentivo es un estímulo que se ofrece a una persona o empresa para lograr un objetivo empresarial y que viene motivado por un elemento que le activa para querer alcanzarlo. Es en este punto donde grandes, medianas y pequeñas empresas se plantean cómo incentivar.

 

Los incentivos pueden ser individuales o bien grupales en función de la determinación de la empresa. Lo más importante es que el motivo satisfaga y estimule a la persona que va a recibirlo por eso debe ser alcanzable.

 

Nuestro sueldo de cada mes no deja de ser un incentivo, si no exisitera seguramente la gran mayoría no se levantaría para ir al trabajo. El ser humano funciona por estímulos y motivación. Es importante que estos incnetivos o estimulos sean impactantes y atractivos. Un viaje es una opción segura para poder satisfacer a todos tanto si se enfoca para su disfrute personal, como si la empresa decide aprovechar la ocasión para estrechar vínculos entre empleados y/o clientes.

Incentivar a empleados o clientes

Depende de los objetivos que la empresa se pueda plantear es más adecuado incentivar a los empleados o a los clientes. Pueden realizarse tratamientos diferentes.

 

Para los clientes:

 

Los clientes deben sentir un vínvulo de complicidad con su proveedor. Cada día somos menos fieles por la gran diversidad de opciones y la facilidad de información a la que podemos acceder. Por este motivo las empresas deben hacer un especial hincapié en analizar cómo motivar a sus clientes.

 

De esta acción puede desprenderse incrementar la fidelización, aumentar la complicidad cliente/proveedor, aportar soluciones conjuntas. Muchas veces son nuestros propios clientes los que nos indican como mejorar y evolucionar. Si les escuchamos detenidamente podemos avanzar en buena dirección. Finalmente son ellos los que determinan cuáles son sus necesidades. Si las cumplimos permanecerán junto a nosotros, de lo contrario cambiarán de proveedor.

 

Incentivar con un viaje a nuestros clientes puede enfocarse de varias formas:

 

  • Unir a nuestros clientes para realizar un viaje en grupo
  • Ofrecerles la opción de viajar con su familia o amigos
  • Abrir el abanico de opciones con ciertos parámteros para que ellos puedan elegir libremente cuándo y dónde.

 

Estas modalidades suponen comprender que la flexibilidad puede ser un factor positivo, pero al mismo tiempo la posibilidad de reunir a todos tus clientes en un escenario atractivo con actividades dinámicas y divertidas generará una relación de proximidad y más familiar.

 

Para los empleados:

 

Una empresa puede crecer y evolucionar gracias a sus empleados. Un buen empleado es un tesoro que debemos cuidar. Actualmente la exigencia laboral es alta, por eso recompensar los esfuerzos o motivar para alcanzar los objetivos genera un clima empresarial favorable para aumentar la producción.

 

Incentivo mixto:

 

Que nuestros clientes se relaciones con nuestros empleados, transmite una imagen de transparencia y confianza mutua. La relación empresa + empleados + clientes es lo que nos permitirá la viabilidad y futuro de nuestra empresa por eso motivar los tres elementos es fundamental. Se trata de reforzar los pilares básicos de la empresa.

 

Viajes de Incentivos a medida

Para preparar un viaje de incentivo es necesario disponer de un briefing para conocer el objetivo que quiere alcanzar la empresa. De este modo se puede preparar una propuesta ajustada tanto al presupuesto por persona, como a los requisitos necesarios para lograr el deseo de los participanetes.

 

Los viajes de incentivos en grupo permiten poder realizar más actividades a medida, totalemente personalizadas, pudiendo atender las necesidades del departamento de marketing y sus requerimientos. Al mismo tiempo, se consiguen mejores tarifas para poder negociar los servicios que componen el viaje de incentivo de un modo más sencillo.

 

Desde un pase privado para el estreno de una película, el cierre de una discoteca para realizar una presentación, disfrutar un día en una casa rural con actividades, o viajar a Brasil para conocer el Amazonas.


Compartir momentos de ocio con las personas de nuestro entorno laboral genera vínculos más fuertes y por tanto aumenta la fiddelidad tanto en empleados como en clientes.

 

También es posible organizar un viaje de incentivo más abierto para que los empleados o clientes que alcancen un objetivo determinado por la empresa puedan acceder al mismo, pudiendo combinarselo dentro de unos parámetros para respetar el presupuesto y con una validez determinada.

Solicita tu viaje de incentivo ahora

Su mensaje del formulario se ha enviado correctamente.

Ha introducido los siguientes datos:

Solicitud Viaje de incentivos para empresas

Por favor, corrija los datos introducidos en los campos siguientes:
Al enviar el formulario se ha producido un error. Inténtelo de nuevo más tarde.

Atención: Los espacios marcados con * son obligatorios.

Por favor, tenga en cuenta que el contenido de este formulario no está encriptado